Nuestros mayores

Mano, Bastón, El Brazo, Ancianos, Persona De Edad, Caña

El paso del tiempo queda reflejado en su memoria, en sus batallitas y en su experiencia. Pero, sobre todo, en su piel.

Recuerdo las manos de mi abuelo. Eran grandes, preciosas, curtidas y con arrugas, eran las manos de un artista. Un hombre que vivió 90 años y que formó una extensa y maravillosa familia junto a mi abuela, aún con nosotros a sus 94 años.

Mi abuelo es el “culpable” de ser quien soy. Todo mi talento artístico lo heredé de él a través de mi madre. Amante de su tierra, mi tierra de corazón, mi Granada, siempre soñada.

Emilio y su madre, octogenaria. Y qué escultura tan preciosa hicieron.

Artista en todas las artes, desde las mas plásticas como la pintura hasta las más novedosas del momento como el cine. Recuerdo a mi abuelo pintando sus bodegones al natural con óleo: me fascinaba sentarme a observar y comprobar las diferencias y similitudes entre el modelo y el lienzo.

Mi querido abuelo, mi Vovo, mi padrino, mi figura paterna.

Cómo se echa de menos a veces.

Compartir con nuestros mayores nuestras hazañas, nuestros orgullos y nuestras metas superadas.

Ojalá haber comenzado antes este proyecto. Ojalá tener su mano, para tenerle cerquita de mí todavía.

Pero sé que en cada escultura, cada acuarela, cada dibujo que hago, él está conmigo ♥

Cuidemos a nuestros mayores y aprovechemos cada minuto de su tiempo que nos regalan ♥

Así empezó todo

Abril de 2016.

Recuerdo cómo comenzó este sueño.

Isa, una magnífica fotógrafa de Granada, me conoció a través de Facebook y contactó conmigo para proponerme una colaboración.

“¿Tú pintas barriguitas? ¿Qué te parece si hacemos una sesión conjunta?”

En ese momento dije “¡Sí!” sin pensármelo, sin ser consciente de todo lo que iba a significar.

Puse en práctica mis conocimientos como maquilladora profesional en la vida real. Hasta el momento sólo había hecho mis pinitos en eso del bellypainting con mi hermana, mi modelo más cercana. Hoy, ese bebé semilla tiene ya 6 años, se llama Naím y es un tiarrón grande y fuerte. -Y también nació en Abril ☺

Tenía la experiencia. Los materiales. La fotógrafa. Y tres premamás de modelo para mí. ¡Para mí! No podía pedir más. Así que, ¡manos a la obra!

8 de abril de 2016. La primera fue ella: Florencia. En el precioso Parque Tico Medina, de Granada.

Florencia fue mi primera modelo de esta etapa.

Florencia quería que le pintase “algo relacionado con el mar. Un pececito o algo así”. Estuvimos viendo posibles diseños y nos decantamos por uno de esos peces orientales tan bonitos, koi.

Lo estábamos pasando pipa. Su bebé se despertó y empezó a responder a los trazos de mis pinceles con pequeñas pataditas. ¿Te imaginas lo que es eso? ¿Lo que significaba para mí? ♥

Todo iba bien pero el cielo se empezó a cubrir con nubes grises y… empezó a llover. ¡Quedaba poco para terminar! Buscamos una alternativa calentita donde terminar nuestro trabajo, y nunca se me olvidará lo bien que nos recibieron en la cafetería La Bombonera.

En La Bombonera nos acogieron con un cómodo sofá y nos sirvieron té calentito ♥

Dejamos atrás las nubes. Y, por fin, pudimos terminar con esa primera experiencia conjunta. Todo un reto para las tres, que finalmente quedó como una bonita anécdota para recordar con mucho cariño.

Esta fue la primera de tres sesiones.

Después vino Ana. Pero eso ya lo contaré en la próxima entrada ☺