Mano, Bastón, El Brazo, Ancianos, Persona De Edad, Caña

El paso del tiempo queda reflejado en su memoria, en sus batallitas y en su experiencia. Pero, sobre todo, en su piel.

Recuerdo las manos de mi abuelo. Eran grandes, preciosas, curtidas y con arrugas, eran las manos de un artista. Un hombre que vivió 90 años y que formó una extensa y maravillosa familia junto a mi abuela, aún con nosotros a sus 94 años.

Mi abuelo es el “culpable” de ser quien soy. Todo mi talento artístico lo heredé de él a través de mi madre. Amante de su tierra, mi tierra de corazón, mi Granada, siempre soñada.

Emilio y su madre, octogenaria. Y qué escultura tan preciosa hicieron.

Artista en todas las artes, desde las mas plásticas como la pintura hasta las más novedosas del momento como el cine. Recuerdo a mi abuelo pintando sus bodegones al natural con óleo: me fascinaba sentarme a observar y comprobar las diferencias y similitudes entre el modelo y el lienzo.

Mi querido abuelo, mi Vovo, mi padrino, mi figura paterna.

Cómo se echa de menos a veces.

Compartir con nuestros mayores nuestras hazañas, nuestros orgullos y nuestras metas superadas.

Ojalá haber comenzado antes este proyecto. Ojalá tener su mano, para tenerle cerquita de mí todavía.

Pero sé que en cada escultura, cada acuarela, cada dibujo que hago, él está conmigo ♥

Cuidemos a nuestros mayores y aprovechemos cada minuto de su tiempo que nos regalan ♥

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s